Orgasmo de pezones

Fuente: http://www.mundosumiso.com/modules/news/article.php?storyid=1172
El dar placer en los pechos, señoras y señores, no se trata de un tema banal al que debamos dedicar escasos minutos en nuestros encuentros amorosos, el acto de estimular los senos puede ser una poderosa fuente de placer que nos conduzca directos al orgasmo. Da igual si una tiene los pechos pequeños o grandes, de hecho tanto hombres como mujeres son capaces de obtener mucho placer cuando se les estimula el pecho y en particular los pezones.
Los mamíferos desde que nacemos tenemos ese instinto primario que nos hace buscar el pezón para mamar, en los adultos se trata de una de las zonas erógenas más sensibles, y aunque la mayoría lo sabe, lo que muchas personas desconocen es que se puede alcanzar el orgasmo estimulando los pezones, lo que se conoce como orgasmo de pezones.
No se trata de algo sistemático, pero se supone que si dedicamos el mismo interés y tiempo en estimular los pezones, que el tiempo que dedicamos a estimular el clítoris, podríamos ser capaces de alcanzar el orgasmo de pezones. Se podría lograr incluso sin acariciar nuestra vulva, únicamente acariciando los pechos y estimulando los pezones.
En referencia al orgasmo de pezones se han realizado numerosos estudios, y al parecer tras el orgasmo clitorial, el orgasmo de pezones viene siendo uno de los más frecuentes, lo cual no es nada raro porque al igual que el clítoris, el pezón cuenta con un gran número de terminaciones nerviosas.
Además se sabe que al estimular los pezones se libera oxitocina, conocida popularmente como la hormona del amor porque está asociada a la afinidad de la pareja, la confianza, el instinto maternal y la disminución de la ansiedad.
En este tipo de práctica todo vale, así que hagamos uso de nuestras manos, nuestros labios, nuestra lengua, y casi que cualquier parte del cuerpo para acariciar, frotar, lamer, chupar e incluso succionar esta zona erógena que en ocasiones dejamos un poco olvidada.
Los pechos, a diferencia de otras zonas erógenas de nuestro cuerpo, es un área muy accesible y que por tanto nos puede dar mucho juego. La mayoría de las personas disfruta estimulando esta zona, puede ser algo tremendamente erótico, agradable y divertido ver como se erizan los pezones y ver como la otra persona se convulsiona, se estremece de placer deseando ir a más.
Por otro lado, a diferencia del pene o del clítoris, los pezones los tenemos a pares, con lo cual habrá el doble de trabajo, pero también el doble de diversión, ¿o acaso se te ocurriría dejar un pezoncito triste mientras el otro está bien duro y erecto después de haberlo estado chupando y acariciando?

Juega con las manos
Si te quieres deleitar y hacerla disfrutar, aquí van algunas ideas:
- Empieza acariciando sus pechos suavemente, prueba a acariciar el pecho con la palma de tu mano sintiendo su suavidad, al mismo tiempo ella recibe la suave caricia como un primer estimulo que le avisa de que por ahí va a venir más placer. Puedes emplear algún aceite para masaje con idea de aromatizar y suavizar el deslizamiento de tus caricias.
- Prueba diferentes movimientos, puedes por ejemplo emplear las palmas de las manos para hacer movimientos circulares, pero también puedes emplear los dedos de la siguiente manera: colocas tu mano abierta sobre el pecho con los dedos extendidos, entonces la vas cerrando poco a poco y a medida que la cierras vas deslizando las yemas de tus dedos hasta acabar pellizcando ligeramente el pezón, así una y otra vez.
- Fíjate en cómo reacciona, si ves que le gusta sigue un ratito más con ese movimiento, sino prueba con otro. Prueba también a ir despacio o a ir incrementando la intensidad, cada uno tiene sus gustos y hay mujeres que se deleitan con suaves caricias y otras que quieren emociones fuertes.
- Si te quedas sin ideas o te ves un poco perdido pues pregunta, es el camino más fácil para que ambos alcancéis mayor placer y diversión.

Estimulación oral de los pechos
Una de las fantasías o hobbys favoritos para cualquier hombre es el poder estimular con sus labios o su lengua los pechos turgentes de una mujer, lo que más comúnmente y entre colegas se define como "chupar las tetas". Quizás sea algo que nos venga de nuestros instintos primarios, o que inconscientemente nos lleve a nuestros primeros meses de vida, sea como fuere, se trata de algo muy excitante.
Puedes empezar por rozar con tus labios la areola de los pezones, haciéndola desear mientras juegas un poco con el pecho. Luego puedes pasar a rozar y chupar el pezón, e incluso dar pequeños mordisquitos para que se pongan bien duros.
Juega con tu respiración, una vez que hayas humedecido los pezones con tu saliva, prueba a respirar suavemente sobre ellos para que al pasar el aire seque un poco la saliva y haga que se le ericen los vellos, y que su piel se haga más sensible.

Juega con los sentidos
Da rienda suelta a tu lujuria, y a tu creatividad, para dar placer en los pechos te puedes agenciar algunos accesorios e ingredientes que le harán alcanzar nuevas cotas de placer. Ya hemos comentado la posibilidad de usar un aceite para masaje, pero por qué no probar también alguna de estas sugerencias:
- Puedes usar una pluma o plumero para que las caricias se conviertan en suaves cosquillas que ericen los pezones en cuestión de segundos. Paséala por sus senos y por los costados, son áreas muy sensibles y receptivas.
- Juega con los cambios de temperatura, de sobra sabemos que el frío hace que se ericen los pezones tanto de hombres como de mujeres, así que por qué no llevarnos algún hielo a la cama, o bien emplear lubricantes o aceites con efecto calor o efecto frío.
- También está la posibilidad de emplear velas para masajes, muchas personas aún no las conocen, pero no se trata de una vela normal y corriente, sino de una vela elaborada con una cera especial que al derretirse se convierte en un cálido aceite para masaje que podemos verter directamente sobre la piel? acto seguido podríamos volver a usar el hielo, el contraste pondrá sus terminaciones nerviosas a mil.
- Y por su puesto darle juego al sentido del gusto, ya sea con lubricantes comestibles, con miel, o con alguna crema de cacao que tengamos en casa, o de algún otro sabor que nos guste especialmente o que queramos degustar en combinación con el toque salado de la piel.
- Otra opción son las pinzas y succionadores de pezones, se trata de unos accesorios ajustables que aprietan los pezones, y es que aunque hay personas que encuentran el placer a través del dolor, este tipo de accesorios no están pensados únicamente para provocar dolor.
Como siempre, el truco está en experimentar y tener claros los pasos que más le gustan para que pueda lograr el buscado orgasmo de pezones. 

R