Miedo a la primera sesión

Las dudas normales de quien se inicia en el BDSM como sumis@
Tantas veces me han preguntado sobre este tema, que quiero dejarlo aquí escrito para que no se me olvide nada.

Doy por hecho, que ya habéis hablado suficientemente.

También que os habéis visto una o dos veces en lugar público.

En primer lugar, asumir vuestro miedo, es muy normal tenerlo; sois personas y como tales la incertidumbre, lo desconocido, el no estar a la altura, la presencia de tu Am@, todo esto os generará ansiedad y miedo. Pero, si sabéis que lo vais a sufrir no os afectará tanto. A mí, en mi primera sesión me temblaban las piernas. Los Am@s también tenemos miedo, pero otro miedo, que no viene al caso.

Dile a tu Am@ que tienes miedo; ya que, es muy normal tenerlo.
Unas medidas que pueden disminuir el miedo son: tomar precauciones.
- que algún amigo sepa en que lugar estáis y que te llame a tu móvil cada hora o a una hora determinada. Sino contestas, que sepa que hacer.
- infórmate sobre tu Am@; pero ten en cuenta, que es una persona normal, no un dios, no un ser perfecto.
- tened el primer encuentro en un lugar público; hablad cara a cara. Los chats son muy chulos, pero el mirar a la cara mientras se habla descubre matices muy importantes. Terminada la charla, a casa y a pensar.
- Si detectáis mentiras, cambios bruscos de comportamientos, mal genio; mi consejo sería que lo dejarais.
- dile tus límites, mejor que en esa sesión sean muchos y después los vas reduciendo conforme a tus gustos.
- establece la palabra de seguridad. Mejor que pares en mitad de la sesión, antes de que algo vaya mal.
- durante la primera sesión no pretendas ser la mejor sumisa del mundo mundial. Un buen am@ estará atento a vuestras reacciones, no le engañéis, ser sinceras, si os duele o no os gusta algo lo decís.
- en la primera sesión no pretendáis recorrer todo el vasto mundo del BDSM; ir con calma. Mejor poco y bien; que mucho y que os agobie.
- hay quién recomienda no dejarse atar en la primera sesión; valorarlo.
El último acto de cada sesión, es hablar. Los am@s suelen ser receptivos a vuestros anhelos, dudas y cualquier pregunta.
Y recordar: sano, seguro y consensuado. Si algo de estas tres cosas fallan, no es BDSM; y os recomendaría salir corriendo.

Vicente.