Las hormonas y la Dominación/sumisión

Fuente: http://www.sumisas.org/hormonas_y_dominacion.htm  
 
La gente que no pertenece al mundo de la Dominación sumisión se hace frecuentemente la siguiente pregunta: que hay de placentero en el dolor?. La respuesta es simple: no hay nada “placentero” en el dolor. Pero cuando se aplica con cuidado y sabiduría, impulsos tales como dolor, stress, miedo y humillación, siempre dentro del contexto adecuado, pueden crear una reacción en cadena o bien, una aceleración hormonal. Dicha aceleración , descrita frecuentemente bien en el ámbito de la dominación, bien en el de la sumisión, juega un papel muy importante en el intercambio consensuado de poder erótico y aunque no es la explicación ulterior del comportamiento denominado “intercambio de poder erótico”, es, ciertamente , una posible explicación.
“Dolor” ( este término puede incluir también las nociones de stress, humillación, y sensaciones similares- los efectos que se describirán aquí serán similares en cuanto a los términos previamente expuestos se refiere). El dolor tiene diferentes manifestaciones y morfologías y de hecho, es un término que engloba distintas reacciones cerebrales. El principal mensaje que el dolor transmite al cerebro es el siguiente: “Hay un impulso nuevo. Retenlo, despreocúpate de otras cosas, este mensaje tiene prioridad”. Recientes estudios, realizados por psicólogos y microbiólogos, han revelado que el dolor no es simplemente una reacción física sino también psicológica. Y una prueba de ello es que las reacciones de dolor están influenciadas por factores psicológicos. El stress, por ejemplo, puede bloquear la percepción de dolor, mientras que el miedo o la ansiedad pueden incrementar dicha percepción. La explicación del uso del término “percepción” reside en que el dolor no es una señal automática, sino que es una señal que el cerebro interpreta antes de que se produzca. El área cerebral conocida como “tálamo” es el punto de partida de la señal de “dolor”, es decir, “la puerta del dolor” y es también en dicha “puerta” donde se interpreta. De hecho, si dirigimos impulsos microeléctricos hacia esta “puerta”, el dolor puede disminuir e , incluso, cesar. En otras palabras: se apaga el enchufe y el paciente no siente dolor.
La aceleración que produce un impulso de dolor se traduce en la producción de adrenalina. La adrenalina es una sustancia creada por el propio organismo que, ante todo, creará un estado de alerta o vigilancia extrema. La adrenalina se produce cuando el cuerpo o la mente experimenta sensaciones tales como stress, dolor, peligro, o incertidumbre. Los directivos y los deportistas son verdaderos “adictos” a la adrenalina, y por esta razón, conforman un grupo importante dentro del mundo del intercambio de poder erótico. LO que se describe tradicionalmente como adrenalina, son de hecho, dos hormonas, la adrenalina ( epinefrina) y la noradrenalina (norepinefrina). Ambas se producen en la parte inferior del cerebro humano: la médula, también llamada glándula adrenal. Ambas son secretadas por terminaciones nerviosas y funcionan como neurotransmisores ,que facilitan una transmisión mas veloz de señales tanto desde el cerebro como hacia el cerebro. Ambas hormonas son complementarias , aunque parece ser que la adrenalina se concentra principalmente en la actividad cerebral y coronaria, así como en la activación del metabolismo, mientras que la noradrenalina tiene principalmente una función vasoconstrictora, es decir, infligir movimiento venoso, y como consecuencia, también inflige una subida de la presión arterial.
Las dos hormonas de adrenalina son la respuesta que, inmediatamente, da nuestro cuerpo. Incluso antes de que el cerebro haya analizado las señales que indican una diferencia respecto al nivel normal de actividad física , se soltará adrenalina. Las señales pueden ser posteriormente analizadas como: peligro, stress, dolor u otra señal de alarma e incluso antes de que el cerebro haga un segundo análisis, la adrenalina comenzará a preparar el cuerpo para una respuesta física. La salida de adrenalina hará que el sistema sensorial (ojos, oídos, terminaciones nerviosas etc...) entre en estado de alerta. También comenzará a acelerarse el metabolismo con el fin de filtrar rápidamente azúcar que servirá ,posteriormente, como energía muscular. Asimismo, se incrementará el ritmo cardiaco y la actividad vascular, con el fin de permitir un transporte energético más rápido hacia los músculos. Finalmente, la salida de adrenalina, dará impulsos al tálamo( “la puerta del dolor”) , por lo tanto, la salida de adrenalina funciona como “asesina” del dolor. Si el cerebro analiza las señales como una falsa alarma, la producción de adrenalina se parará y el cuerpo volverá a su funcionamiento normal. La adrenalina es adictiva, aunque no hasta el extremo de resultar peligrosa. Es bien sabido que los deportistas de élite, altos directivos, y la gente que vive al “límite” desarrollan una ligera adicción a la adrenalina o a las endorfinas. Esto también le ocurre a la gente que se encuentra dentro del mundo del intercambio de poder erótico.
Además de las sensaciones descritas anteriormente, la producción de adrenalina puede estar desencadenada por la excitación sexual.
Las distintas sensaciones
En este punto , es importante explicar las dos formas distintas, en las que la gente puede experimentar el intercambio de poder erótico: para algunas personas, es una forma momentánea de disfrute, para otras, por el contrario, es una forma de vida. El primer grupo estará interesado en experiencias no duraderas, que no llevan asociada una pauta regular de conducta. Acudirán a fiestas, buscarán contactos ocasionales, ya que su interés radica en el subido de adrenalina. En este sentido, este grupo difiere de los que consideran el intercambio de poder erótico como una forma de vida y lo incluyen como parte de su personalidad . Esto les hará buscar un hueco importante en su vida para el desarrollo del intercambio de poder erótico.
Y así como no existen el bien y el mal , de la misma forma ningún grupo es mejor que otro y no deben compararse. Ambos puntos de vista son válidos , lo único que difiere es la perspectiva, de la misma forma que existe una diferencia abismal entre sentir ,accidentalmente, la necesidad de conducir a gran velocidad y ganarse la vida como piloto de Fórmula1
Endorfinas Las endorfinas pueden ser , al menos hasta cierto punto, una de las cuestiones más controvertidas para la gente que vive el intercambio de poder erótico . Aunque es muy pronto para cualquier conclusión científica, se está empezando a probar que las endorfinas juegan un papel importante en las “escenas” de intercambio de poder erótico. Aunque las endorfinas son relativamente nuevas para los médicos, y más para los psicólogos y psiquiatras, se ha constatado su importante papel en las reacciones psíquicas y psicológicas.
Las endorfinas siempre han existido en el cuerpo humano. No son una única sustancia química, sino un grupo de sustancias que tienen bien las mismas propiedades, bien propiedades relacionadas. Fueron descubiertas a mediados de los años 70. Este grupo de péptidos, que están compuestos de aminoácidos, han arrojado alguna luz sobre la coordinación de sistemas dentro del cuerpo humano. Pero su vital importancia puede residir en que son el mecanismo de unión del sistema inmunológico y endocrino, convirtiendo así a la mente en un único sistema (psicológico, inmunológico y endocrino). Las endorfinas son un complejo grupo de hormonas , secretadas por la glándula pituitaria (localizada en la base del cerebro).
En 1973, John Huges intentó identificar una “sustancia X” en la Universidad de Marishal en Aberdeen, Escocia, dicha sustancia debería poder satisfacer los requerimientos de morfina del propio cuerpo. Su mentor en Aberdeen fue Hans Kosterlitz. Ambos investigadores hicieron progresos y llamaron a dicha sustancia encefalina X. Pero no fueron los únicos investigadores que trabajaron sobre este tema. La base subyacente a todas estas investigaciones era la búsqueda de un receptor opiáceo en el cuerpo humano, es decir, un marco para insertar la presencia de morfina y su activación.
Pronto quedó claro que había un grupo de compuestos químicos en el cuerpo y en el cerebro que tenían propiedades similares a las de la morfina. En un congreso de 1975 en Airlie House ,Virginia, un investigador newyorkino acuñó el nombre “endorphines”( literalmente “dentro de la morfina”) para todas las sustancias con propiedades opiáceas que genera el cerebro. La “e” se elidió más tarde y el término “endorfinas” se popularizó en los medios de comunicación a nivel mundial.
En un principio, las endorfinas, fueron investigadas desde el punto de vista de “control de dolor” y algunos publicaciones rezaban que la acupuntura estimulaba la producción de endorfinas. Esto fue lo que dio a la acupuntura por primera vez, veracidad científica, aunque sólo en el campo de “control del dolor”.
Mas tarde, se clarificó que existían diferentes funciones que las endorfinas podían cumplir. El “subidón” del corredor se atribuyó a las endorfinas y a medida que se identificaron más y más funciones, Candance Pert, un investigador , dijo sobre las endorfinas: “Las endorfinas son sustancias químicas que juegan un papel muy importante en los procesos de curación humana”.
Las endorfinas parece que explican un montón de fenómenos, incluyendo el que los pacientes hospitalarios y los deportistas son capaces de apartar de su mente la sensación de dolor únicamente con su poder mental. Se ha clarificado desde entonces que el cerebro produce “cocktails” de endorfinas basados en diferentes impulsos. Estos impulsos pueden ser externos (tal como un impulso de dolor) o pueden ser creados por el propio cerebro. Aunque no ha sido estudiado aún con profundidad, en un intercambio de poder erótico es muy presumible que tanto los impulsos físicos como mentales jueguen un papel en la producción y secreción de endorfinas por el cerebro.
Esta teoría explicaría, al menos, de forma científica la importancia de las fantasías, fetiches y símbolos en el mundo del intercambio de poder erótico así como la evidente interacción entre las fantasías y la vida real. Otro efecto, aún sin analizar, es la influencia de la adrenalina en la producción de endorfinas. La teoría actual reza que la adrenalina causa un alto estado de alerta en el individuo, y es bastante probable que este estado de alerta haga que se incremente la producción se ciertos grupos de endorfinas. Siguiendo las líneas de esta teoría, esto puede explicar porqué los orgasmos que se producen durante o como resultado de una situación de intercambio de poder erótico son diferentes (normalmente más intensos o prolongados) a otros orgasmos, ya que el orgasmo en sí mismo es una de las situaciones donde la producción de adrenalina es mayor.
Ya que las endorfinas parecen ser compuestos químicos, otros impulsos tales como la fantasía, el simbolismo, el olor (como el del cuero, por ejemplo) , los fetiches, e impulsos mentales tales como el dolor, la humillación, la inquietud y la indefensión pueden estar interrelacionados o conectados directamente con el efecto de las endorfinas.
Se ha comprobado científicamente que las endorfinas tienen efectos de todo tipo en los procesos físicos y mentales. Por nombrar solo unos pocos que tengan conexión con el intercambio de poder erótico: efectos en el SNC, efecto analgésico y modulador del dolor, efectos en el sistema neuro-endocrino , en el stress , en el comportamiento impulsivo y en la motivación.
Los últimos estudios sobre la liberación de endorfinas parecen apuntar que existen dos métodos diferentes para la liberación de endorfinas . Junto con el método descrito aquí, el que reza que las endorfinas tienen una función neuro-transmisora , afectando así al comportamiento y a las emociones, hay otro método que explica que las endorfinas son liberadas más o menos al azar, dejando que el cerebro las registre únicamente y que disfrute de los impulsos externos, sin interpretarlas o analizarlas. Esto pasaría sobre todo con los niños pequeños y podría explicar el hecho de que no respondan a los impulsos sino que los disfruten simplemente. Esta teoría también explicaría el “carpe diem” , como en los casos de adultos que escalan acantilados , buceo en el aire y también el intercambio de poder erótico. Sin embargo, es muy pronto para sacar conclusiones sobre este tema.
Influencias genéticas y otras hormonas Parece evidente que al menos una parte de nuestras preferencias sexuales están programadas genéticamente. Buena prueba de ello es que cierta información genética encontrada en el ADN de los varones homosexuales no se encuentra en los varones heterosexuales. Aunque se han realizado investigaciones sobre este tema, aún es muy pronto para tener respuestas fiables.
Sin embargo, está comprobado que alguna información sobre lo descrito anteriormente está en los genes conocidos como BCRA1 y BCRA2. Ambas cadenas de ADN sin embargo son conocidas por su papel en el desarrollo del cáncer de mama. Por lo tanto, el estudio se ha centrado en este aspecto. La bcra1 es la cadena que se encuentra en varones homosexuales pero no en varones heterosexuales, así que, una parte importante de la información relevante se encuentra ahí. Otras secuencias de información genética , incluyendo el desarrollo de ciertos elementos de poder , se pueden encontrar en otras cadenas de ADN. Sin embargo, la interrelación entre todos estos factores aún está por aclarar.
La hormona GNRH Información nueva es la siguiente: la hormona liberadora de la gonadotropina (GnRH) ,con una estructura similar en todas las especies de mamíferos, juega un papel muy importante en el control de los actos neuroendocrinos y en los comportamientos sexuales esenciales en la función reproductora. Recientes estudios en genética molecular han contribuido a la investigación de la fisiología de la GnRh , particularmente de la hormona esteroide y de la expresión de la regulación neuro transmisora del gen del GnRh. Estudios del comportamiento han puesto su énfasis en las acciones del GnRh en regiones cerebrales sensibles a los esteroides para entender mejor su papel en la facilitación del comportamiento aprendido.
De forma más simple: junto con la adrenalina y las endorfinas, hay un tercer grupo de hormonas que no sólo tienen influencia directa sobre nuestro comportamiento sino que también codifican e interpretan la información genética.
Así como las endorfinas, el GnRh se produce en el cerebro humano. Para ser exactos, en el hipotálamo. La parte colindante a esta zona es el tálamo (“la puerta del dolor”) que esta controlado por la liberación de endorfinas. Ya que hay una interacción entre estas dos partes colindantes del cerebro, hay también una conexión. El tálamo y el hipotálamo conforman la parte del cerebro llamada di encéfalo, es decir, el “enchufe” entre el cerebro y el sistema nervioso. El sistema nervioso está transmitiendo constantemente señales al cerebro. La mayor parte de ellas son normales y no necesitan la atención de la consciencia. El di encéfalo (en términos informáticos se llama un coprocesador o procesador de base ya que aumenta la eficiencia del cerebro) toma estas decisiones y opera bajo las líneas del “comportamiento por excepción”. En otras palabras, el cerebro no es proactivo sino reactivo, ya que simplemente esperará a la presencia de una señal extrema( de peligro, dolor, stress, humillación, inquietud, frío, etc) para comenzar a funcionar y a responder.
Cuando una de las situaciones anteriormente descritas tiene lugar, la glándula pituitaria, en respuesta a dicho estímulo segrega una hormona, llamada adrenocortotropina (ACTH). Esta ,a su vez, estimula la glándula adrenal para que segregue norepinefrina (noradrenalina) y epinefrina (adrenalina). Esta última estimulará la producción de endorfinas . Las endorfinas a su vez, están producidas
y controladas por el di encéfalo (el tálamo y el hipotálamo). Ya que el hipotálamo produce la hormona GnRh , aquí es donde se produce la conexión.
La gonadotropina es, por si misma, ya una hormona. Dicha hormona es la responsable de todo tipo de características sexuales de tipo secundario tales como el olor del pene, el ensanchamiento de las caderas y también la diferencia en el tono de voz entre el hombre y la mujer. Esta hormona también controla el ciclo menstrual femenino y otras dos emociones que están directamente asociadas con el comportamiento femenino: la protección hacia su pareja y la “defensa del territorio”.
No por último es menos importante el hecho de que la liberación de gonadotropina condiciona la producción de hormonas esteroides ( entre las que se encuentra la hormona masculina conocida como testosterona y la femenina conocida como estrógeno). Para hacerlo más sencillo, y no con tanto rigor científico, hay que decir que parece que existen vínculos estrechos entre las endorfinas ( los aminoácidos de la emoción) y la producción de hormonas esteroides. Ya que sabemos que algunas de las endorfinas condicionan emociones relacionadas con el EPE , tales como respuestas al dolor, humillación, incertidumbre, amor, afecto, parece ser que hay un vínculo hormonal directo entre estas emociones y la excitación sexual . Por que ocurre esto a alguna gente y no a otra es probablemente el quid de la cuestión , y que debe ser encontrado en algún lugar de la secuenciación genética del ADN.