Técnicas y prácticas BDSM que se pueden hacer en las sesiones de mi mazmorra.

Aquí puedes ver, las técnicas que puedo realizar con mis sumisas, si están dentro de los límites pactados.

Pero siempre manteniendo el sano, seguro y consensuado.

Técnicas y juegos que se pueden hacer:

  • Abandono, esta técnica tiene algunas variaciones; desde ordenar a la sumisa situarse en un rincón, en una postura concreta y dejarla sin hacerle caso ni dejarla hablar mientras yo estoy haciendo otra cosa; hasta hacer lo mismo, pero abandonando yo el lugar de la sesión. Quién no haya estado en una sesión no puede entender como esto es un castigo. Si se sale de la habitación, la sumisa no debe quedar maniatada.

  • Antifaz, artículo muy recomendable para abofetear, jugar con cera, etc.

  • Azotes/Spanking en: nalgas, cara interna de muslos, omoplatos, vulva y pechos. El Spanking es todo un arte que puede ser peligroso si se hace mal; así que como en casi todo, empezar de menos a más. Mejor quedarse corto que pasarse. En vulva y pechos suelo ser suave con los azotes y casi siempre con la mano o útiles poco contundentes. Para las otras zonas adecuadas para azotar uso: fustas, gatos, palas, látigos cortos y alguna cosilla más. Hay mucha información sobre el Spanking en la red, quizá haga alguna recopilación con el tiempo.

  • Baño, prohibirte ir al baño a hacer tus necesidades.

  • Bofetadas, no muy fuertes por la zona delicada donde se aplican. Con el tiempo le he cogido el gusto a abofetear, a parte del dolor suele ser humillante. El antifaz incrementa su resultado.

  • Bondage/shibari, esto es todo un arte si queremos hacer algo más que maniatar a la sumisa a la cama. Me apasiona cada vez más. De esto si haré una sección en mi web únicamente para hablar de ello.

  • Cera, utilizo velas adecuadas que impiden o minimizan las quemaduras. La primera sesión, hago pruebas con pocas gotas para ver si dejan marcas; cada piel es diferente y no deseo dejar marcas. Poco a poco voy bajando la vela, con lo que la cera llega más caliente a la delicada piel de mi sumisa. La aplico sobre pechos, estomago, vulva y muslos. Junto con el antifaz, maximiza la sorpresa y resulta más excitante. Comprad las velas en sex-shop, son más caras, pero se garantiza que no habrán quemaduras.

  • Control del orgasmo, los orgasmos son importantes en mis sesiones y jugar con ellos es divertido. La simple negación a poder tenerlo las suele excitar mucho. Para esta técnica es importante conocer a la sumisa bien, pues algunas intentan engañarnos y los tienen sin apenas señales externas. La obediencia es importante aquí.

  • Cosquillas, se puede hacer con la sumisa atada, hay alguna que suele soltar patadas al tener cosquillas. Y otra opción es tenerla suelta y como se mueva castigo que te crío. Si se mantienen en el tiempo las cosquillas afloja la vejiga de la paciente.

  • Criada, obligarla a hacer las faenas domesticas de la mazmorra. Hay muchas variantes en vestimenta y como limpiar. Cada Amo ya sabrá darle la intensidad que guste.

  • Dormir, mientras yo duermo en la cama, ella si se ha portado mal, dormirá en el suelo junto a mi cama. También suelo atarlas para que duerman así, usando cuerdas suaves.

  • Duchas frías o calientes, yo tengo un enganche en la ducha donde las ato mientras les aplico el agua.

  • Electroestimulación, actualmente existen en el merado diversos aparatitos que provocan descargas electricas de baja intensidad o arcos electricos.

  • Enemas, aplico la mitad del enema para limpiar. La otra mitad, más tarde, para hacérselo mantener y humillarla mientras me pide que la deje ir al servicio entre retortijones. Nunca más tiempo del recomendado por el fabricante.

  • Enjaulamiento, actualmente tengo dos jaulas, una vertical con la profundidad regulable para que no puedan ni girarse y otra mas pequeña (50cm x 60 cm x 80 cm) en lugar oscuro y silencioso. A cada sumisa le afecta de una manera, a algunas zorras les encanta, asi que se convierte más en un premio que en un castigo. Claro, el tiempo que las mantengo dentro es determinante.

  • Escribir en el cuerpo de la sumisa palabras soeces, vulgares; y que expliquen quién eres y de quién.

  • Escupir en la parte de su cuerpo que me plazca. Su cara suele ser mi mayor objetivo. Y dentro de su boca, también.

  • Fistings, puede ser tanto vaginal como anal. Consiste en meter la mano entera; uso guantes de latex y abundante lubricante. Hay que ser paciente e ir poco a poco. Evidentemente para el anal se requiere una buena limpieza previa.

  • Hielo, pasar algún cubito por el cuerpo de mi sumisa; principalmente pechos, cuello, vientre, costillar, vulva y cara interna de los muslos.

  • Humillaciones verbales, ya sabéis, insultos y demás menosprecios que, sé que le gustan a mi perrita.

  • Inmovilizaciones, me refiero a cuando la mando mantener una postura sin estar atada.

  • Interrogatorios, consiste en poner a la sumisa en una postura humillante o de sumisión y hacerle todo tipo de preguntas; tanto agradables como desagradables de temas que no le guste hablar. Tiene obligación de contestar a todas de forma veraz. Sus dudas y/o silencios se pueden cortar a bofetadas. Hay otra variante más violenta, que es un juego, que rememora los clásicos interrogatorios peliculeros. Hay temas que tenemos pactado no tratar.

  • Irrumación, una felación diferente, es una simple técnica que es mantener a la sumisa con la boca abierta y quieta completamente; y el amo utiliza esa boca como si la estuviera follando. Se usa a la sumisa y por tanto, es humillante.

  • Masturbaciones, puedo obligar a mi sumisa a que se espatarre y se masturbe delante de mi.. O masturbarla yo ejerciendo el control de su orgasmo.

  • Mesa de comer, sobre mi sumisa tumbada, puedo extender los alimentos que voy a tomar en una comida; expuestos de manera ordenada me gusta fotografiarlos. También ponerla a cuatro patas y utilizar su espalda como mesa.

  • Momificación, la suelo realizar con film de cocina trasparente. Se la debe dejar beber antes de realizarla, pues hay mucha sudoración al practicarla. Una de mis variaciones es ponerle a la sumisa un vibrador, envolverla y encenderlo.

  • Mordaza de bola; disfruté mucho con ella en la última sesión.

  • Mueble o cosificación, a la sumisa se la puede utilizar como un vulgar apoya pies, cenicero andante o como taburete. La idea es que se sienta una cosa no una persona.

  • Orgasmos, se los provoco con diversos utensilios o por mi mismo; pero tal vez, la dejaré a las puertas de tenerlo y pararé.

  • Orín, todo este apartado es pactado: lluvia dorada, mamarme la polla después de ir yo a mear y/u orinar dentro de tu boca.

  • Pellizcos, mi zona favorita son los pezones; pero se pueden aplicar en cualquier parte.

  • Pelo, me gusta el pelo largo en mis sumisas. Me gusta cogerlo en un puñado y manejarla fácilmente.

  • Perra, tratarte como a una perra. Darte de comer y beber en un plato de perros y comer en el suelo sin utilizar las manos; ponerle un collar y cadena y hacer que paseen a cuatros patas. Me lamerás los pies y si te portas bien, te dejare que frotes tu coño en mi pierna hasta que te corras como una puta perra. Plugs anales con rabo. Tirarle pelotas y que las traiga con la boca.

  • Pies, me gusta que me laman y besen los pies.

  • Pinzas, utilizo tanto las normales de tender ropa, como otras que son regulables en su cierre y presión. Las aplico en pezones, pechos, labios vaginales y lengua; donde por cierto, le dolió a mi sumisa. Esta ultima técnica hace que deba estar con la boca abierta y sus babas le van cayendo por su cuerpo. Muy humillante. Se les puede poner pesos para agrabar el dolor.

  • Pisar, para la próxima sesión quiero tener un rato a mi sumisa en el suelo y pisarle, sin hacer casi fuerza, la cara, pechos y donde se me antoje.

  • Vestimenta, durante las sesiones siempre desnuda. Quizás le deje que lleve zapatos. Mejor no. En invierno unos calcetines, que aunque no son nada excitantes, protegen a mi perrita del frío del suelo.

  • Vibradores, tengo de cuatro formas y usos, lo que me permite estimular diversas zonas de los agujeros de mi sumisa.

  • Sexo, hasta donde hayamos pactado.

Como veis, la abundancia de técnicas posibles, hace que las sesiones sean siempre diferentes; no permitiré, que mi sumisa se aburra durante una sesión. Y todo ello, intercalando los mimos necesarios a que haya sido merecedora mi princesa. La imaginación al poder; pero siempre con sensatez; priorizando la salud; y consensuando todas las practicas a realizar. Que lo disfrutéis.

 

 

 

Este dibujo circula por la red y es muy explicativo

Atada en el poste de pensar

hana guapa como siempre

jota probó por primera vez la cera en mi mazmorra

mara en la máquina donde suelo realizar el control del orgasmo, exámenes ginecológicos, cera, pinzas y sexo.

hana de criada encadenada

hana enjaulada

Uno de los sumisos que hana tuvo a prueba